Ciudad de México: 15-Dec-2019 | 9:17 AM

Secretaría de Salud.- Nuevos criterios de compra en Sector Salud han significado ahorros superiores a mil 600 MDP, solo en antirretrovirales

Funcionarios de la Secretaría de Salud se reunieron con la Comisión de Salud, que preside la diputada Miroslava Sánchez Galván.

Mientras concluye el proceso de compra, a los estados que participan se les ha asignado presupuesto para adquirir los medicamentos que requieran.

El abasto de medicamentos es prioritario para garantizar la distribución en todas las unidades médicas, por eso la Secretaría de Salud continúa trabajando con nuevos mecanismos, para evitar la corrupción y acaparamiento de los distribuidores en la compra consolidada de medicinas para el segundo semestre de 2019, afirmó Pedro Flores Jiménez, titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la dependencia.

En reunión con la junta directiva de la Comisión de Salud, que preside la diputada Miroslava Sánchez Galván, en la que se planteó la ventaja de construir un sistema único, público y universal de salud, en el Plan Nacional de Desarrollo (PND), Flores Jiménez aclaró que mientras concluye el proceso, a los estados que participan el Seguro Popular les ha asignado presupuesto para la compra de los medicamentos que requieran.

Detalló que se ha logrado romper el esquema de corrupción con la compra directa a los fabricantes, de fármacos y ejemplificó con la compra de antirretrovirales, que permitió ahorros por más de mil 600 millones de pesos con los nuevos criterios de compra, lo que representó una mejora en los precios de entre 30 y 40 por ciento, recurso con el cual se podrán atender otras necesidades.

El titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud anunció que se establecerá un sistema de nómina integrada, para tener el control de las plazas, cuya fuente de financiamiento no está clara, lo que provoca problemas financieros en los estados, porque algunos adeudan más de 10 mil millones de pesos, además se pondrá en marcha un programa de basificación de plazas eventuales para el personal médico que tenga muchos años trabajando y que requiere estabilidad laboral.

Ante los diputados, la subsecretaria de Integración y Desarrollo del Sector Salud, Asa Ebba Christina Laurell, resaltó que la prioridad en el Plan Nacional de Desarrollo es construir un sistema único, público y universal de salud hacia finales del sexenio. El enfoque integral es mejorar y consolidar el sistema de población abierta para atender la infraestructura de las unidades de salud y equiparlas, así como capacitar al personal médico y evitar su concentración de los servicios en las grandes ciudades. Es la base sobre la cual se instrumentará el Programa de Servicios de Salud y Medicamentos Gratuitos para garantizar el acceso efectivo a la población sin seguridad social y erradicar la inequidad que prevalece.

La funcionaria federal anunció también que se trabaja en un programa intensivo de la capacitación y atención adecuada del personal de salud de primer contacto, ya que 85 por ciento de los problemas de salud se puede resolver en los centros de salud y clínicas.

Dijo que se ha evaluado la situación de los servicios de salud en los ocho estados prioritarios del sur-sureste; no obstante, aclaró que no se dejarán de atender a las demás regiones del país, por lo que se levantará un censo de todas las unidades y se realizarán visitas de campo para detectar las condiciones y necesidades reales.

A su vez, la titular de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, Angélica Ivonne Cisneros Luján, aseguró que el PND, en materia de salud, tiene la visión de consolidar el federalismo. “Estamos en la planeación de esa gran reforma a la salud, para que se construya conjuntamente con los sectores”, con el propósito de que el Estado fortalezca su papel en la prestación de los servicios, que implica una reforma jurídica al artículo 77 de la Ley General de Salud.

Explicó que la federalización de los servicios, de ninguna manera, significa vulnerar los derechos de las personas que no cuentan con seguridad social; por el contrario, se busca eliminar paulatinamente las barreras de acceso a atención más expedita, de mayor calidad y que realmente permita hacer efectivo el derecho a la salud.